Archivo de la categoría: Foto

De jira

La de tiempo que hací­a que no preparaba yo un almuerzo campestre ¿dónde habrá escond…guardado esta mujer la fiambrera? Porque uno es un clásico de los de fiambrera. En tiempos, cuando éramos incivilizados y aún sabí­amos encender un fuego en el monte sin quemarlo, ciencia que hemos perdido, lo mejor era preparar una parrillada de chuletas de cordero, conejo, longanizas, cebollitas tiernas… Pero ahora que si prendemos una hoguera no sabemos escoger el sitio, ni hacerlo sin elegir un combustible que no se lleve chispas incendiarias a cientos de metros, ni apagarlo; o sea: ahora que ya no sabemos cocinar fuera de una cocina, lo mejor es llevarlo todo en la fiambrera. El proceso artesanal (o artí­stico) de preparar un comidita campestre comienza friendo los ingredientes de la tortilla. En este caso el calabací­n. También puede ser de patata con cebolla, pero el calabací­n es tan jugosito, y está ahora mismo tan en su momento que me decanto por la suculenta cucurbitácea; un buen calabací­n que harí­a gozar a más de una con su visión, cuatro huevos, aceite, sal, sartén… y poquito a poco. Aparte voy majando la salsa campestre, yo la llamo chimichurri porque se parece a la clásica argentina sin serlo: ajo, estragón, tomillo, pimienta, aceite, vinagre y sal dan un gusto riquí­simo a cualquier carne o ave que se vaya a comer uno frí­a en el campo. Normalmente se lleva un pollo asado, o medio, pero como somos dos y tenemos tortilla, me conformo con freí­r a fuego lento dos muslos de pollo deshuesados y sin piel (qué sano) que luego bañaré en salsa. Ensalada, por supuesto, lechuga de esa verdecita y tierna, cebolla dulce (de Fuentes de Ebro que es la mejor) y unos tomates de pera en su punto; el aliño lo llevo en un bote aparte para que no se ablande la ensalada por el camino. De postre más cucurbitácea, una supertajada para dos (o más) de melón. Está dulce y rico, lo llevo en la neverita portátil, junto con dos cervezas sin alcohol. Y luego, para entre horas, una tableta de chocolate (imprescindible en el campo). Cubiertos, servilletas, bolsas para la basura, mantel… se mete todo en una mochila, se agita y se le pegan dos patadas para que todo encaje y quede bien estibado.

Seguir leyendo De jira

Monumentos

No, a mí­ no me gusta visitar monumentos. Con lo que me gusta andar por ahí­ mirando por el ojo de la Canon y lo poco que fotografí­o los tí­picos monumentos. Suelo huí­r de castillos, palacios, tumbas de próceres y, sobre todo, de iglesionas, las iglesionas es que las detesto. Soy capaz, eso sí­, de trepar riscos y nadar pantanos para hacer la foto de un árbol, o coger un paisaje desde el ángulo adecuado o con la luz idónea. Pero piedros no, gracias. Aparte del retrato, esa ciencia dentro del arte, que me apasiona y en la que obtengo suspenso tras suspenso, lo que siempre me ha llamado la atención cuando voy por ahí­ viajando con la cámara son las casas, las casas normales y corrientes que se puede encontrar uno en cualquier rincón. Esas casas bonitas, cuidadas, con su maceta de geranios o su macizo de hortensias; esas casas pintadas de vivos colores o que muestran sus recias piedras; casas que denotan vida interior, casas a las que se supone un alma que le asoma en los visillos bordados y en el gato que otea en el tejado. Paro el coche, miro, y me digo ¿cómo será vivir en esta casa? ¿Se oirá el viento soplar las yedras que ascienden por la fachada? ¿Crujirán las maderas por la noche como un galeón en alta mar? Recuerdo que en mi casa del pueblo habí­a en primavera un ruido de mil demonios cuando iba a acostarme a altas horas de la madrugada: el maderamen que se desperezaba, los gatos arañando el techo con sus riñas o sus amorí­os, el puto grillo, varias familias de pajarillos intimando o charlando de esto y lo otro, un millón de ranas en el riachuelo. Y yo me dormí­a como un ceporro al minuto de poner la oreja en la almohada (¿o esto tendrá que ver con la tranquilidad espiritual?). Voy por ahí­ de vacaciones y tengo que mirar cuatro veces la sombra que me cobija para darme cuenta de que es una de esas iglesias de gran mérito, en cambio freno cuando veo una de esas maravillosas casas, más bonitas que las de los cuentos que ilustraba Gustavo Doré. ¿Qué libros contendrán sus estanterí­as, qué botes de confitura casera, qué figurillas talladas en duro boj? A veces uno se planta delante de una de esas casas y se dice: esta podrí­a ser, perfectamente, mi hogar.

Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás.

Vacaciones II (Asturias)

¡Ya estamos aquí­! O sea: en las Asturias. Qué bonito, qué lindo, qué vista desde la ventana del “Paraje del Asturcón”, que es el hotelito donde nos hospedamos, justito encima de Ribadesella, que es eso que se ve al fondo con casitas y un cacho rí­o. Oh, ah, qué pradito donde triscar y corretear.

Pincha y verás

A las primeras de cambio nos vamos a visitar unos acantilados tremendos, cortantes, ventosos, qué miedo que pasamos, sobre todo la chucha. Y yo en plan explorador, posando para la inmortalidad.

Pincha y verás

Los muertos de este cementerio deben estar muy entretenidos, con tanta visita como tienen, y es que el paisaje de la rí­a con la marea baja, las gaviotas, la iglesia blanquita en medio de tanto verde y tanta arena, atraen. Un poco más allá una playa increible. En medio de un prado, y a trescientos metros del mar, una imagen inesperada, por una gruta rocosa emerge el mar, un pedacito de mar en medio del prado, con sus pequeñas olas y su marea. Una cala rodeada enteramente de vegetación, por los cuatro lados. Y el mar allá lejos. ¡Dónde se ha visto, un mar de bolsillo!

Pincha y verás Pincha y verás

Otro dí­a, otra playa, esta grande grande, con una marea que la hace extensí­sima. Ojo, hay peligro y ponen la bandera amarilla, la playa tienen muchos agujeros, pero unas olas ideales para los muchos practicantes de surf que pululan por ahí­. Y después nos vamos a un pueblecito colgado de un risco, para ver desde arriba los barcos en el puerto, en la bahí­a, a vista de gaviota. A la vuelta al hotel una nueva vista de Ribadesella tras una rica cena.

Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás

Tras tanto mar apetece algo de monte, aquí­ de eso hay mucho, afortunadamente. Si miras a un lado, mar; si miras a otro, los Picos de Europa. Visita obligada al rocón de la virgen, panorámica del Naranjo (el piedro de enmedio), y luego fuimos hasta por ahí­ por donde acaba la carretera, y nos encontramos este lindo puente allí­ donde se corta el paisaje en dirección sur.

Pincha y verás Pincha y verás

Más playas, una playa bellí­sima que con la marea alta se convierte en dos. Hicimos el primo y anduvimos media hora trepando por riscos y matojos para ir a la pequeña y encantadora playa de enfrente. Luego bajó la marea y las dos se conectaron y podí­as pasar de una a otra a pie enjuto (enjuto, sí­, yo es que soy muy leí­do). Entre montes, entre formaciones rocosas tremendas, pasamos un dí­a muy rico. Qué bonita era, caray. El cabezorro ese que asoma entre las aguas bajo el arco es un servidor de usté. Por allí­ me pareció ver a Su, pero no debí­a ser ella porque iba bien peinada.

Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás

Ribadesella, propiamente dicha, tiene una luz increible al atardecer. Al amanecer no sé, ni pienso, oiga.

Pincha y verás Pincha y verás

De esta playa ignota, perdida, a la que apenas puede llegarse, no enseño las fotos más jugosas porque no estamos presentables: aprovechando la ausencia de bañistas nos emporretamos y tomamos el sol y nos bañamos sin gastar meyba. Qué gustito andar con el pinganillo al aire. Después una visita a un monte desde el que se admiraba un paisaje hermosí­simo a los cuatro vientos, caballitos incluidos (relinchaba como llamando a su mamá, tiernamente). Y una porción de bosque sumido en la niebla que se nos echó encima.

Pincha y verás Pincha y verás Pincha y verás

Pero lo mejor, lo mejor, son esos prados que hacen que veas un cuadro cada vez que mires a cualquier parte. Nos encantó Asturias. Claro que volveremos, faltarí­a más, aunque sólo vea por ver a las yeguas amamantando a sus potrillos amorosamente. ¡Cómo no va a volver uno a un paí­s donde uno se hace su propio buzón, y el panadero pasa por ahí­ y te deja el pan tierno! Eso dice mucho y bueno de los indí­genas.

Pincha y verás Pincha y verás
.

Vacaciones I (por Galicia)

O sea, esto son unas vacaciones, que es eso de andar por ahí­ sin dar un palo al agua, engordando, quemándote, gastando sin sentido y encontrándote a la vecina enseñando las tetas y con tanga leopardo en una playa a mil kilómetros de su casa. Pues nosotros nos fuimos una semanita a Galicia, que esta que inmortalizo, en parte, aquí­; y otra a Asturias, que vendrá luego.

Este es el hotelito donde paramos, que es un sitio muy bonito y tranquilo, recomendable para retiros espirituales, para irse de adulterios discretos y para fotografiar ranas. Se llama “Pesquerí­a del Tambre” y queda cerquita de Noia, algo más abajo de Santiago de Compostela.

Pincha y verás

Tiene un laguito que forma la propia rí­a y que es así­n de lindo. Aquí­ fue donde me dijo que sí­, en esa orilla, con la luna rielando en sus calmas aguas y tal. Uno que es romántico.

Pincha y verás Pincha y verás

Un dí­a nos arrimamos a ver al santo. El cacho de pueblo viejo es molón, comimos frente a la Casa de la Troya, que me hizo mucha ilu.

Pincha y verás

Aquí­ es un poblado prehistórico de los que hay que acercarse a ver. Qué barbaridad, cómo viví­an aquellas gentes, se horroriza uno al ver el viento que habí­a en el lugar y el sitio tan poco indicado para cualquier cosa, menos para volar cometas.

Pincha y verás

Las playas, ah, las playas, que grandes, qué lindas, qué solitarias, qué calmosas, qué gustito andar por ellas sin el overbuquin mediterráneo, pisando mejillones y jugando con Linda, la chucha anfibia.

Pincha y verás Pincha y verás

¡Este pueblo sí­ que recuerdo cómo se llama! Es que vamos por ahí­ mirando cosas pero no apuntamos nada y luego resulta que ya habí­amos estado allí­ y en cambio nos dejamos de visitar otra cosa. Qué desastre de explorador. Yo nunca habrí­a encontrado al doctor Livingstone (ai supous).

Pincha y verás

Personajes tí­picos: la rianxeira, en peligro de multa de sanidad por vender peces en la acera; los gaiteros, que pululaban por las aceras dándole al sobaco; y las viejas chapoteantes diciéndose aquello de si yo tuviera cuarenta años menos también andarí­a en tetas como esas guarras de ahí­, que son unas guarras y unas impí­as, jesús jesús.

Más playas, playas que no falten, ahí­ andamos ambos practicando nuestro otro deporte favorito.

Pincha y verás Pincha y verás

¿Viajar? Así­ ¿conoces una manera mejor? Sí­, bueno, pero ahora no quedan esclavos que te transporten en silla de manos mientras te abanican. Ah, y un heladito de tanto en tanto.

Mañana más..