El juego de las 400 diferencias

diferencias2.JPG

Imagen 1

diferencias3.JPG

Imagen 2

¿Qué 400 diferencias ves de la primera a la segunda imagen?

Efectivamente, en la segunda imagen hay 400 libros más que en la primera. Sí. Metiditos todos en mi lector de libros electrónico. ¡Ay, me tiene encantado! Es cómodo de leer, no fatiga nada, se pueden poner apuntes, subrayar, dibujar tonterías en las páginas… en fin, como un libro de papel. Pero además no se te olvida nunca por qué página vas, incluso aunque alternes la lectura de varios libros de vez. Ahora mismo llevo algo más de 400 libros pero calculo que me caben como 4.000 ¡no está mal! Y si necesito más espacio, meto otra ficha y serán 8.000. La batería dura semanas y los libros están casi todos, quizá los más nuevos tarden algo más en llegar que a las librerías, pero sorprende la cantidad de libros de actualidad que puedes encontrar. En realidad lo compré por ahorrar, ya que yo venía haciendo cada dos o tres meses un pedido de libros por internet, hasta que me decidí por el lector, no es barato, pero lo cierto es que ya lo tengo amortizado y superamortizado, sólo con los libros que ya he metido dentro cuestan varias veces lo que el aparato, así que puedo decir que me ha salido gratis. No es verdad que se eche de menos el papel, yo a los cinco minutos de leer así ya me había olvidado del papel, se lee realmente bien y cómodo, no fatiga la vista, porque no desprende luz, si no tienes luz no lees, como con el papel, y te puedes ir de vacaciones y llevarte toda la biblioteca en el bolsillo.

diferencias1.jpg

10 comments for “El juego de las 400 diferencias

  1. 7/7/2010 at 8:29 pm

    ¡Ay! A mi ese lector me tiene encandilada. Tras años de amontonar libros y más libros, y no saber ya donde ponerlos, resulta que ahora los libros ya no ocupan luar.
    ¡Qué bendición!

  2. El Conde de Cuarte
    11/7/2010 at 9:35 am

    Ese chisme también desprende ése olorcillo tan agradable del papel y la tinta?

  3. Oz
    11/7/2010 at 11:54 am

    Pues no. Tampoco desprende el olorcillo a vitela y cuero de los códices escritos a mano anteriores a Gutemberg. Ni el olorcillo a madera y cera de las tablillas romanas. Ni el olorcillo a hierba de los papiros egipcios. Ni el olorcillo a barro de las tablillas sumerias. Ah… qué tiempos aquellos.

  4. Treponema
    12/7/2010 at 8:53 pm

    ¿y eso lee todo tipo de PDF? ¿o qué archivos lee? Tengo los dientes tan largos que estoy subida a una silla para no arañar el suelo, gronf

  5. Ashiku
    25/7/2010 at 2:01 am

    Del lado de Manuela hay una osita vestida de rosa?

  6. el firmante Oz
    25/7/2010 at 8:17 am

    Claro, con su faldita.

  7. pal
    30/7/2010 at 6:50 pm

    la verdad verdadera es que hecho de menos el papiro sumerio… aquellos si eran tempos! pero creo que lo sobreviviré sobretodo porque si ese coso tien luz propia, es posible que si de mi lado de la cama si cuelgo medio cuerpo y cabeza pa abajo, no moleste con la luz a mi conyuge… después de la lavadora de platos, lo que todo matrimonio moderno debería tener.
    (Sal ya del hospital Oz! vente pa acá y sigamos conversando… como faltas…)

  8. pal
    16/8/2010 at 10:01 am

    y Oz??? ya sales?
    Cómo me gustará tu reportaje de hospital!

  9. aprendiz de vida y mi peludo amigo
    29/8/2010 at 2:10 am

    Ah, pos no sabía nada, hace tiempo que no venía a cotorrear, pero… jolín chavalico… si de los hospitales se sale renacido como todo el mundo sabe… ¡a ver luego quién te para el genio! (el de la lámpara y el del cocorazón). Besicos castos pero no susanos.

  10. Foky
    8/9/2010 at 8:01 pm

    Hola Oz, cuanto tiempo.

    Me paso por aquí para comentarte que, con tu permiso, voy a linkar en un foro tu poema “Intrusivo Jazmin”. Si no te cuadra, dime y lo borro.

    Espero que estés bien y tan cachondo como siempre.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.