Expuestos en público

Hace un año hice un reportaje sobre una manifestación antitaurina y lo publiqué, pero ahora he hecho una revisión de aquellas fotos, mirándolas desde otro punto de vista, no el simbólico o relacionado con la noticia, sino uno meramente estético o de fotógrafo, deteniéndome en las caras, en la carne, en la piel, en esas manchas de sangre, y sobre todo en la exposición en público de todo ello. Esto de la exposición en público es algo muy de agradecer, hay que tener valentí­a, sobre todo porque te pueden mirar de una forma que no quieres. Espero que la mí­a sea respetuosa.

10 comments for “Expuestos en público

  1. Sonia
    16/1/2009 at 8:11 pm

    Las habí­a visto antes.
    Muy gráfica la muestra y muy impresionante.
    Pero sabés qué impresión me dejó? Que tanta, tanta sangre, desdibuja el objetivo.

  2. Luisa
    17/1/2009 at 9:37 am

    Sólo una vez fui a una corrida de toros,era la despedida de algún torero,tení­a 12 años, mi abuelo me llevó.Sólo recuerdo el color de la sangre, brillante, de tan roja y lustrosa, casi negra…nunca lo olvidé y nunca quise volver a una plaza de toros. Me pareció extraño el comentario de So, porque quizás eso fue precisamente lo que me pasó a mí­. Las fotos, unas impactantes, pero sigo pensando que la realidad no tiene esos colores, eso, o necesito gafas.

  3. Sonia
    17/1/2009 at 12:11 pm

    Luisa:
    Odio las corridas de toros! No les encuentro explicación posible más que la imbecilidad humana en su máximo potencial.
    Sabés qué pienso a veces, cuando veo la gente excitada en una plaza de toros, estimulando al torero para cometer, impunemente, un asesinato? Que toda esa gente que está disfrutando, disfrutarí­a también de ver una escena de pedofilia sin la mí­nima vergüenza.

    “Si el toreo es arte, el canivalismo es gastronomí­a”.

    Si tomo cada una de las fotos, me impresiona. Si veo a toda esa gente pintada de rojo, junta, en una muestra, me empalaga. Eso quise decir.
    Se entendió?

  4. 17/1/2009 at 1:15 pm

    A mi me siguen erizando la piel, prefiero no mirarlas.

  5. Julieta
    17/1/2009 at 7:57 pm

    Jamás irí­a a una corrida de toros ,me parece una muestra de la barbarie que existe aún, por más que nos digamos civilizados…Pero eso no quita que me gusten los toreros…

  6. pal
    18/1/2009 at 9:40 pm

    Yo no voy a mirar matar un animal NI LOCA!
    Yo soy de ciudad y las vacas vienen fileteadas… En México me invitaron a una corrida – very tipical, era el lema- y no acepté, de miedo.
    Yo creo que lo natural es que no nos guste ver matar un bicho después de torturarlo… digo… pero me trataron de de todo en esa época…

    Qué bonito lo que dices sobre exponerse a la mirada de otros, y que puede que te miren como no quieres… creo que es algo que tiene que ver con el valor de ser uno mismo y se repite en otras cosas que hacemos en esta vida.
    Eso.
    En cuanto a las fotos… no sé, debe ser que no las veo como reales, será que acabo de ver las noticias y mostraron Gaza… para variar… las tuyas se ven lindas, lindos colores, gente actuando… lindos cuerpos… los de Gaza, esas si te las regalo… me pasa por ver noticias.

  7. Sonia
    19/1/2009 at 12:42 am

    Y sí­ Pal, siempre la realidad supera a la ficción.

  8. 22/1/2009 at 1:40 am

    Los cuerpos pintados tienen algo atrayente, casi como si fuese algo tribal. Obviamente hay diferencias entre los motivos que originan ya sea el arte, la protesta, o la estética.

    Sin embargo, una vez que esos cuerpos pintados no son un hecho voluntario, si no, un resultado de ciertas circunstancias, entonces el tema cambia de color.

    … como lo que dice Pal sobre Gaza.

  9. Sonia
    12/2/2009 at 6:37 pm

    Ey! Qué pasa aqui? Nadie trabaja?
    Cuando habrá un nuevo post?
    Vaaaaamoooo!

  10. 12/2/2009 at 8:28 pm

    Esto se mueve menos que un caracol con muletas…estás mayor Oz…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.