Historias tontas IV – Malditos dulces bebés


Odiaba a todos esos niños bonitos. Los miraba y los dientes me rechinaban de odio y rencor. Ahí­ estaban sus madres como gallinas entre sus polluelos presumiendo sobre quién llevaba a su nene mejor engalanado. Con dulces frases llenas de doble sentido se lanzaban acerbas crí­ticas unas a otras sobre el inmaculadamente blanco delantalito de mi niña, o sobre los lacitos de mi Tití­n, o sobre que a tu Cuqui le han salido los dientes pero la mí­a ya se va solita y la tuya no.
Se los pasaban una a otra, los sobaban, los besuqueaban al grito de «ay mi niño qué guapo que es él», intercambiaban potitos y pañales y hablaban y no paraban de lo mal que llevaron el destete, y de las maravillosas y carí­simas papillas que hací­an engullir a sus mamoncetes como si fueran ocas cebadas para sacarles el foie.
Eran cuatro o cinco madres, dí­a más dí­a menos, que coincidí­an en la umbrí­a del parque, donde las madres con hijos algo más mayorcitos los miraban deslizarse por el tobogán y reñir por el columpio.
Pero ellas debí­an contentarse aún con llevar a sus nenes de la manita en sus primeros pasos alrededor del banco, jaleadas por las otras madres que les decí­an lo bien que echa la piernecita tu niña y mira qué prisa se quiere dar, y monerí­as por el estilo.
Yo las odiaba, a ellas y a sus crí­os estúpidos y cabezones que aún no sabí­an hablar y hacerse entender. Sus crí­os vestidos de blanco inmaculado, de amarillo clarito, de azul pastel, de rosita de hada madrina, con profusión de lazos y baberos con patitos y gorritos de punto hechos por las amorosas manos de las yayas.
Pero yo esperaba mi venganza. Ellas me habí­an quitado mi banco, el banco en el que mejor se leí­a el periódico hasta que ellas lo descubrieron. Pero eso no iba a quedar así­.
Esa mañana me habí­a armado convenientemente y en cuanto se descuidaran me las iban a pagar todas juntas.
Aproveché el momento en que dejaban a sus rorros encima de un par de mantas, sobre el césped y se dedicaban a comentar los cotilleos televisivos. Entonces me acerqué a ellos y procedí­ a ejecutar mi artero plan, para salir a buen paso antes de que se dieran cuenta.
Al minuto comenzaron los gritos.
-¡Ay, hijo mí­o, pero cómo estás así­!
-Jesús pero qué te ha pasado, mí­rate.
-¡Madre mí­a de mi corazón, pero quién te ha dado eso!
-¡Pero qué canalla se ha dedicado a repartiros chocolatinas!
-¡Madre de dios, pero cómo te has puesto, pero hasta arriba de chocolate!
-¡Mira el baby, y la chaquetita de angora, a ver cómo saco yo ahora el chocolate de la chaquetita de angora y la camisita de perlé!
-¡Vamos, si lo cojo lo mato, es que lo mato!
Si de esta no han aprendido, la próxima vez será mermelada de moras…
(Dedicada a Rochi)

4 comments for “Historias tontas IV – Malditos dulces bebés

  1. Trhyss
    25/5/2006 at 6:08 pm

    Pero si todo el mundo sabe que no lees jamás un periodico…

  2. 26/5/2006 at 5:39 pm

    Vaaa…menos lobos…¡¡¡

    Con el Kalia, ni rastro….

  3. 26/5/2006 at 10:30 pm

    Me ha gustdo muchisimo esta historia porque conozco una parecida. Mi madre le dio a los hijos de una amiga que iban almidonados como repollos unos trozos de bimbo bien cargaditos de nocilla.Esos niños que hoy son padres dicen que era la anecdota de la infancia que mas se recordaba en su casa.

  4. 29/5/2006 at 1:41 am

    jajajajjajajajajaj
    buenisimo!!!! me cague de risa…gracias por la dedicacion…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.