Defensa de la mentira

null
Sostengo que la verdad está sobrevalorada. Se la estima en exceso, cuando es virtud que da más problemas que beneficios. En cambio la mentira, ah, la mentira… esa calumniada, es el aceite que lubrica las relaciones humanas, y evita fricciones, calentamientos, sofocos. Ya el beaterí­o nacional admite usar de la mentira piadosa (vergonzante eufemismo) para esconder tras la máscara del hipócrita. Yo estoy tratando de recoger algunas de las expresiones que todos entendemos, aunque oigamos algo bien distinto de lo que realmente quieren decir:

-Es una mujer de mundo : Es un putón desorejao.

-Tiene un gran futuro en esta empresa : No le importa a quién pisotear.

-Es bueno : Es tonto

Fútbol y deporte

Haile GebreselassieMe confieso seguidor de los deportes minoritarios y un damnificado del omnipotente fútbol que todo lo arrasa. A mí­ se me pasan los ratos ingrávidos viendo a los gimnastas dar sus volteretas, y hago cábalas acerca de cuál lo hace mejor para mi gusto y si están o no los jueces acertados en sus puntuaciones. La alegrí­a del que bate un récord de algo me parece más limpia que la del futbolista que mete un gol por el escandaloso precio de varios millones. No hay más que ver la mirada de la nadadora tras conseguir su medalla y compararla con la del pegapatadas que sabe que, gracias a esa jugada que acaba de hacer, su mujer, su topmodel, podrá comprarse otro bmw para ir a buscar al niño al cole. Millones y millones de deportistas de sofá regüeldan sus cervezas, sudan, sufren, gritan, insultan y devoran toneladas de ganchichos embrutecidos con los avatares más mediáticos que deportivos de sus í­dolos del balompié. Un espectáculo que permite a cada cual seguir en sus trece. El fútbol se distingue por no saberse nunca quién es mejor ni quién vale más. Fijaos bien. Así­, permite fijaciones personales, adscripciones partidistas. Uno puede nacer siendo del Madrid o de Barí§a y morir sin haber tenido nunca la convicción de que hay un equipo mejor. Cuando un equipo pierde siempre es por alguna buena razón y esa derrota no significa nada. ¿Conocéis muchos aficionados al fútbol que hayan sido de un equipo y luego de otro, e incluso de un tercero? No. El fútbol es un deporte irracional. El fútbol tiene la más pequeña cantidad de deporte que pueda tener un deporte. Son otros los ingredientes que le hacen espectáculo de masas, no lo meramente deportivo. Sí­, yo soy deportista, y por eso no me gusta el fútbol. Fui un par de veces y quedé asustado. Todo eran insultos, gritos, menosprecios. Si yo soy árbitro y un espectador me grita lo que les suelen gritar, subo a la grada y me lí­o a mamporros. Me alucinaba sentado en el graderí­o al ver que casi no podí­a respirar por el humo del tabaco ¡y eso en un estadio al aire libre! ¿Llamamos deporte a eso? ¿No está prohibido fumar en recintos deportivos? No, no, a mí­ me gusta el deporte, o sea: los deportes minoritarios. Aparte de “el mí­o” de toda la vida, que es el atletismo, disfruto viendo por la tele cuando en fechas señaladas echan gimnasia, remo, halterofilia, yudo, grecorromana, jóquey. Y buena culpa de este estado de cosas lo tienen los periodistas, que le dan mil vueltas a cualquier pequeñez futbolí­stica antes que hablar de otros deportes que no venden. Y también tiene buena culpa el que se pueda hablar de fútbol sin entender. Cualquiera puede opinar sobre fútbol y no hay forma de rebatirlo, es cuestión de gustos, y no de ciencia. Para hablar de otros deportes hay que saber, hay que entenderlos, hay que haberlos estudiado, lo del fútbol es más bien ósmosis. A mí­ me gusta ir a ver las carreras de campo a través que se hacen por aquí­ cerca, o ir a las competiciones de atletismo de niños ¡eso sí­ es entretenido y sano! Lamentablemente un niño puede quedar campeón de su comunidad en carreras de vallas y no ha ido a verlo ni su abuelo, en cambio si juega en el equipo del bar Pepe contra el Orejilla FC, fletan un autobús y se desplaza a presenciarlo medio barrio. Hay cosas que no entenderé nunca. Sólo me alegra tener la convicción de que ninguno de esos millonarios del deporte rey tiene, ni tendrá nunca, la sonrisa de Gebreselassie después de perder su tí­tulo olí­mpico.

Otras razones para preferir el atletismo al fútbol

Foto 1Foto 2

Foto 3Foto 4

Encomio del chisme.

Un chisme, propiamente dicho.
Quéjase una conocida revista de que los niños de hoy en dí­a están entregados a la guemboi y ya no leen tebeos como antes, ni juegan con una caja y una cuerda, ni se hacen coches con un cajón de frutas y cuatro ruedas, ni montan una tienda de campaña en casa con dos sillas y una manta. Pues a mí­ me parece bien. Yo era de los que cambiaban tebeos por dos reales, y si eran nuevos o extra, por una peseta; y jugaba con soldaditos (de plástico, de plomo no llegué a conocer) y una “arquitectura” (trocitos de madera pintados, precursores de los Lego). Pero si hubiera tendido una guemboi le habrí­an dado mucho por culo a los caobois de plástico y las cajas de zapatos, lo reconozco. En esta tesitura, hago somero balance de la cantidad de chismes que forman parte de nuestra vida cotidiana sin apenas darnos cuenta: el teléfono móvil, el mando a distancia, la cámara digital, el molinillo de café eléctrico (y no aquel de manivela), la tostadora, el microondas, el cepillo de dientes vibrador, la secadora de pelo, el abrepuertas a distancia del coche, el exprimidor, la licuadora, el aspirador, el ví­deo, el DVD, el radiocasete, el compact… y no sólo lo eléctrico y destripable, no, cosas como las toallitas para el aseo, los clines, las maquinillas desechables, las lentillas… modernidad, ciencia y técnica en pequeñas dosis. Progreso en pí­ldoras. ¿Hasta qué punto todo eso no es más importante que los grandes empujones de la historia? ¿Es más importante el velcro que la caí­da del muro de Berlí­n? Lo del muro dio mucho que hablar, pero ahí­ tienes el velcro, triunfando a través de la historia cuando muchos ya no se acuerdan de la guerra frí­a. Lo importante quizá no sea ir a la luna, sino que en el camino se van inventando chismes, la comida liofilizada, el cierre hermético de las bolsitas de plástico. Pero quizá el sigo XX, ese viejito que se nos fue vestido de tergal, calzado con boscalf y comiendo yogur con bí­fidus, ese siglo, digo, vio nacer el invento más importante de todos: la idea. Por primera vez en la historia se empieza a patentar ideas, modos de actuar, códigos matemáticos, algoritmos, softguar. Antes uno inventaba el chisme, ahora puede inventar el modo de pensar para llegar a este chisme o a otro; puede patentar la máquina de hacer determinados chismes: el programa. Hemos dado categoria auxiliar (de momento) al chisme que nos ayuda a discurrir, chisme que quizá un dí­a nos jubile de pensar como nos ha jubilado de salir a la calle a jugar al pelotón, de echar fichas en teléfonos públicos, de levantarnos a cambiar de canal, de arreglar las carreras de las medias, del sifón, del bicarbonato, de las gafas de culo de vaso, de… de… de…

Cascó la vecina de arriba, nació Mariana ilegalmente, Linda caga mirándome a los ojos, y todo ello guarda relación. ¡Cáscatela Campanal!

...y todo guarda relación
Sí­, la vecina de arriba cascó repentinamente, se puso pocha, llamaron a urgencias y ya cuando la metí­an en la ambulancia se dieron cuenta de que palmaba y la volvieron a sacar, de donde resulta que la palmó en el zaguán de casa. Yo no la conocí­a, pero por el retrato que han puesto desde luego que no viví­a aquí­ porque aquí­ todas las viejas son más viejas que la finada, y eso que era octogenaria. A Linda no le gustaba, eso seguro. A Linda las viejas no le gustan, se ve que les huele las miserias y se atufa y espanta, cosa que no le sucede con los viejos. Las hembras, dí­gase lo que se diga, tienen peor declinar que los varones y se ajan de manera más estrepitosa. Linda se acerca medio confiada a los viejos porque no se espera mal de ellos, pero a las viejas las mira con algo de resquemor, por algo será. La abuela esta que cascó lo hizo con todos los papeles en regla, partida de nacimiento, fe de bautismo, deeneí­, tí­tulo de la propiedad inmobiliaria del piso y de cuatro fanegas de pino bajo y matorral que tení­a por la provincia de Soria, cartilla del seguro, pensión de vejez y de viudedad;

De mi poco respeto por la poesí­a y otras artes

Intencionadamente no sale más bonito
Tengo el convencimiento de que no llamamos poesí­a, o música, o pintura sino a lo que en realidad es sólo una parte de la poesí­a, o la música, o la pintura, por citar aquellas artes que más nos impactan o que más cotidianas se nos hacen. Quizá en nuestro afan de apoderarnos de todo lo que nos rodea hayamos querido, incluso, hacerlo de aquello que es intangible, inconsustancial, y que atañe a la parte espiritual de las cosas. Porque se puede decir que las mismas rocas tienen parte espiritual desde que se la damos mirándolas y entendiéndolas. No creo que nos entre más música por las orejotas oyendo a Mozart o a los Rolling, que oyendo fluí­r un arrolluelo primaveral. Ni creo que los pinceles de don Vincent Van o don Pablo Ruiz excedan en arte a la naturaleza cuando pinta las cortezas de los abedules. Y en cuanto a la poesí­a, ah, la poesí­a… mucho celebramos a los Nerudas y los Machados, pero el otro dí­a andaba yo paseando y un nene que jugueteaba en el parque le decí­a a su abuelito: “Yayo ¿cuando las flores vuelan se llaman mariposas?”. El yayo le gruñó para quitárselo de encima. Porque quizá el hombre no ha inventado la poesí­a, la música o la pintura, pero sí­ que ha inventado todo lo contrario.

Cuéntalo con una canción (o varias)

En una calle cualquiera -Carmen Sevilla
A la Palida Luz de la Luna -BonetSanPedro
Yo Se Lo Pedi A Una Moza -Jota
Una y otra vez -Marcela Morelo
Porque la querí­a -J.M. Serrat
Ella se va -Dúo Dinámico
Y yo sigo aquí­ -Paulina Rubio
Acalorado -Fórmula V
Con La Mano Entre Las Piernas– El Gran Wyoming
Arriba y abajo – Coyote Dax
Qué mala suerte -Hernán Figueroa
En mi soledad -Linda Ronstadt
Sólo querí­a sexo -Zimm Morris
Me cansé de rogarle – José Alfredo Jiménez
Ay, Cosita Linda – Nat King Cole
Bésame mucho – Los Paraguayos
La banana -Silvia Tortosa
Que no se me baja -Ricardo Montalbán
Ven devorame otra vez -Lalo Rodrí­guez
Cuando – José Guardiola
Ella, la que se fue -José Alfredo Jiménez
Me lo dijo -Bobby Capó
Así­-Libertad Lamarque

No, Nanay -Las Grecas
Que no me da la gana -Melody
Me gusta todo de ti (pero tú no) -Serrat
Eres tonto -Lolita Garrido
Ahora soy mala -Olga Tañón
Vete -Los Amaya
Se acabó -Marí­a Jiménez
Yo vivo mi vida – Leo Marini.
Me lo hago sola -Amparanoia

T’has pasao -Manolito Royo
Mala mujer – Willie Rosario
A mí­ con esas -Los Brincos
Si tú te vas -Paulina Rubio
Yo se que volverás – Luis Miguel
Cabecita loca -Carmen Sevilla
No me amenaces -Lucha Villa
Ya no vuelvo a molestarte -Juan Gabriel
Un muchacho como yo -Palito Ortega
Estoy de vuelta -Hernán Figueroa
Yo soy el aventurero -Pedro Infante
Todas las chicas me gustan -Raphael
Son como las cerezas -Los Bocheros
Es muy Fácil – Los Mitos
Soy Tremendo -Los Sirex
Ahora Que Soy Libre -Maria Marta Serra Lima
Para hacer bien el amor -Rafaella Carrá
A lo loco – Luisa Linares y Los Galindo
Y -Los Sabandeños
A Ti Mujer – Braulio
Que te vaya bonito Marí­a Dolores Pradera

Pero anoche en la playa -Pino Donnagio
Qué bien -El Titi
Locomí­a – Locomí­a