14 de febrero

Dedicado al Corte Inglés que tanto hace para que nos amemos.
Pa decirte que te quiero
te regalo este poema,
porque es que tengo el problema
de andar corto de dinero.
Pero sé que tú, mi vida,
con tu corazón amante,
como si fuera un diamante
lo aceptarás conmovida.
Con movida… porque esperas
menos verbo y más parné,
pero te dedicaré
estas palabras sinceras:
Chiquilla, me tienes loco,
estás que quitas el hipo,
pero no por tu buen tipo
¡que das susto como el coco!
Pero a mí­ eso me da igual,
lo que importa es lo de dentro,
y si tú eres un encuentro
entre humano y animal
no voy a fijarme en eso,
ni en que bizquees tampoco,
ni en que te laves tan poco
que siempre huelas a queso;
ni en que te cuelguen las tetas,
gracias no tengas ninguna,
que serí­as la vacuna
a la lujuria en porretas.
Aunque vomitar me hagas
cuando te voy a besar,
y se puedan proyectar
pelí­culas en tus bragas;
te quiero con tus defectos,
chilles como una olla express,
calces un cuarenta y tres
y te pedas con efecto.
Aunque tengas almorranas,
ojeras, granos, verrugas,
mollas, morreras, arrugas
y sudes a palanganas;
y se te caiga a puñaos
el pelo cuando te peinas….
para mí­ tú eres, mi reina
¡la que corta el bacalao!
Tomás Galindo ®

El vaso de noche


Este sucedido, que lo es, hay que oí­rselo contar a Ángel Mesado, relojero de la ciudad de Jaca, defensor vehemente de monumentos y tradiciones, prócer ilustre, y eximio y ultimí­simo entendedor de esos ingenios con tripa de muelle y ruedas dentadas que han sido barridos por la electrónica de usar y tirar. Este muní­cipe munificiente alberga en su tienda, en plena Calle Mayor, una rebotica a la antigua usanza, que es obligado lugar de paso de muchos de sus convecinos y no pocos foranos, donde se departe amigablemente sobre temas de interés general, y los particulares de la industriosa capital pirenáica, y cuanto le atañe en cuestiones del románico, el Camino de Santiago, y los muchos piedros más o menos vetustos y meritorios que ornan la comarca. Nada más lejos de ser un mentidero ni un conventillo de murmuraciones que esta trastienda ilustrada, por cuanto lo que aquí­ se escucha, bien podrí­a salir en el Espasa, cuando no en el BOE, y hemos de dar crédito, pues, a la veracidad de este singular episodio.


Seguir leyendo

Contra las rubias de bote

Veo la foto de una amiga, casualmente, y observo horrorizado que es rubia. Santo cielo, una morena de nacimiento y ahora es descaradamente rubia. Ello me llama la atención y me pregunto por qué este desmedido afán por clarear el pelo. ¿Qué ventaja obtiene la mujer rubia ante la morena? ¿Qué superior condición ejerce la una sobre la otra? ¿Cuáles son los méritos del cabello rubio o los deméritos del castaño o negro? ¿Qué hace que una mujer se vea impelida durante casi toda su vida a vestir su cabello con un color que le es ajeno? Muchas y muy oscuras incógnitas que no atino a despejar. Dicen que los caballeros las prefieren rubias, para a continuación aclarar que «pero se casan con las morenas», seguramente por algo que, al fin, he descubierto. Al fin, cayó la venda de mis ojos. Después de lo de los reyes magos, después de lo de la cigüeña, después de lo del ratoncito pérez, he llegado a la conclusión de que las rubias, sí­, las rubias… ¡no existen! No hay mujeres rubias, son una invención, un mito, una fábula. Son como la esfinge, el grifo, el unicornio, personajes acendrados de nuestra cultura, pero inexistentes. Quizá el hombre de cromañón o el neandertal ya comenzaran a suspirar por una hembra de imagen distinta a la propia (cosa frecuente en la persona, que siempre ansí­a aquello que no tiene y desdeña lo obtenido) y, por dotarla de atributos con que distinguir el sueño de lo palpable la hicieron con el cabello rubio y no oscuro. Una ensoñación, un juego, una parábola, eso es la rubia, la mujer capaz de contener en sí­ la belleza de lo etéreo. El pobre neandertal era un poeta que envolví­a a su mujer en el aura de lo sobrenatural y la clarificaba, y en sus aspiraciones le salí­a rubia, veí­a a esa compañera suya admirable como algo que lo superaba; esa persona capaz de engendrar, de asir su humanidad a la tierra; de unirle con lo infinito, como una cuasi diosa que hubiera descendido y condescendido a convivir con él y, asombrado, la contemplaba babeante, enamorado, y la magnificaba como podí­a: envolviéndola en un aura irreal, y así­, le veí­a el pelo claro. Y la mujer, incapaz de sublimarse fí­sica y mentalmente hasta tan altas metas, se tiñó. No, no alcanzó la deidad, no se hizo hada, no se transformó en la ninfa soñada: se tiñó. Hete aquí­ que el hombre, tonto de sí­, se conforma con su sueño de bote y con su rubia de bote y no quiere ir más allá buscándole a la parienta calidades oní­ricas, ni está para esos trotes metafí­sicos cuando vuelve del taller o la oficina. El homo actual se enciende mirando pasar las rubias huidiza y distraidamente, cuando no se da cuenta la parienta, y se las imagina rubias naturales, y no como la suya, y por eso apaga la luz en el lecho, para no verle el felpudo tan terrestre y veraz, y hacer cisco su fingimiento de dicha.
Por ello, os prevengo contra las rubias de bote y os aconsejo que os prendáis, como yo, de una buena morena de las de toda la vida. Una morena va por ahí­ diciendo que es como es, y la tomas o la dejas, pero sabiendo lo que tienes entre manos. Ser morena y llevarlo con desenvoltura es como ir por la vida diciendo «menuda soy yo». Las rubias de bote no pueden sino ser simuladas y descontentadizas, una persona llana y sincera difí­cilmente puede casar con un espí­ritu que propende al disfraz y la tintura. ¿Rubias? No, gracias.

La dolorida rosa

aquí­ está aquí­ la dolorida rosa
que nace entre la raya de tus pechos
y vierte sus caudales satisfechos
de la ambarina luz que le rebosa
aquí­ se estremeció la poderosa
masculina flor de mi derecho

aquí­ fui cobijado por tu seno
imantado quedé de tus mejillas
aquí­ se me ofrecieron maravillas
todo lo que en amor hallé de bueno
lo llevo navegado en tus orillas
y todo mi equipaje en ti lo lleno

aquí­ mordí­ tus lóbulos y luego
cerré a besos el gris de tus pupilas
y temblaron para mí­ como dos lilas
tus sienes encendidas en el fuego
primitivo y mortal en que me asilas
y gustoso a incendiarme te me entrego

en este mapa de tu anatomí­a
hallé mi voluntad y hallé mi centro
aquí­ me sofocó desde tu adentro
la salina caricia que salí­a
de mieles y limones al encuentro
a juntarse gozosa con la mí­a

cuando esa laxitud que paladeo
para mi tallo plantar reverdecido
qué silencio gusté sobrecogido
el aliento el pulso el pestañeo
sonaban como obuses de deseo
y cuánto por tu boca fui invadido
* * * Tomás Galindo ®

Defensa de la mentira

null
Sostengo que la verdad está sobrevalorada. Se la estima en exceso, cuando es virtud que da más problemas que beneficios. En cambio la mentira, ah, la mentira… esa calumniada, es el aceite que lubrica las relaciones humanas, y evita fricciones, calentamientos, sofocos. Ya el beaterí­o nacional admite usar de la mentira piadosa (vergonzante eufemismo) para esconder tras la máscara del hipócrita. Yo estoy tratando de recoger algunas de las expresiones que todos entendemos, aunque oigamos algo bien distinto de lo que realmente quieren decir:

-Es una mujer de mundo : Es un putón desorejao.

-Tiene un gran futuro en esta empresa : No le importa a quién pisotear.

-Es bueno : Es tonto

Fútbol y deporte

Haile GebreselassieMe confieso seguidor de los deportes minoritarios y un damnificado del omnipotente fútbol que todo lo arrasa. A mí­ se me pasan los ratos ingrávidos viendo a los gimnastas dar sus volteretas, y hago cábalas acerca de cuál lo hace mejor para mi gusto y si están o no los jueces acertados en sus puntuaciones. La alegrí­a del que bate un récord de algo me parece más limpia que la del futbolista que mete un gol por el escandaloso precio de varios millones. No hay más que ver la mirada de la nadadora tras conseguir su medalla y compararla con la del pegapatadas que sabe que, gracias a esa jugada que acaba de hacer, su mujer, su topmodel, podrá comprarse otro bmw para ir a buscar al niño al cole. Millones y millones de deportistas de sofá regüeldan sus cervezas, sudan, sufren, gritan, insultan y devoran toneladas de ganchichos embrutecidos con los avatares más mediáticos que deportivos de sus í­dolos del balompié. Un espectáculo que permite a cada cual seguir en sus trece. El fútbol se distingue por no saberse nunca quién es mejor ni quién vale más. Fijaos bien. Así­, permite fijaciones personales, adscripciones partidistas. Uno puede nacer siendo del Madrid o de Barí§a y morir sin haber tenido nunca la convicción de que hay un equipo mejor. Cuando un equipo pierde siempre es por alguna buena razón y esa derrota no significa nada. ¿Conocéis muchos aficionados al fútbol que hayan sido de un equipo y luego de otro, e incluso de un tercero? No. El fútbol es un deporte irracional. El fútbol tiene la más pequeña cantidad de deporte que pueda tener un deporte. Son otros los ingredientes que le hacen espectáculo de masas, no lo meramente deportivo. Sí­, yo soy deportista, y por eso no me gusta el fútbol. Fui un par de veces y quedé asustado. Todo eran insultos, gritos, menosprecios. Si yo soy árbitro y un espectador me grita lo que les suelen gritar, subo a la grada y me lí­o a mamporros. Me alucinaba sentado en el graderí­o al ver que casi no podí­a respirar por el humo del tabaco ¡y eso en un estadio al aire libre! ¿Llamamos deporte a eso? ¿No está prohibido fumar en recintos deportivos? No, no, a mí­ me gusta el deporte, o sea: los deportes minoritarios. Aparte de «el mí­o» de toda la vida, que es el atletismo, disfruto viendo por la tele cuando en fechas señaladas echan gimnasia, remo, halterofilia, yudo, grecorromana, jóquey. Y buena culpa de este estado de cosas lo tienen los periodistas, que le dan mil vueltas a cualquier pequeñez futbolí­stica antes que hablar de otros deportes que no venden. Y también tiene buena culpa el que se pueda hablar de fútbol sin entender. Cualquiera puede opinar sobre fútbol y no hay forma de rebatirlo, es cuestión de gustos, y no de ciencia. Para hablar de otros deportes hay que saber, hay que entenderlos, hay que haberlos estudiado, lo del fútbol es más bien ósmosis. A mí­ me gusta ir a ver las carreras de campo a través que se hacen por aquí­ cerca, o ir a las competiciones de atletismo de niños ¡eso sí­ es entretenido y sano! Lamentablemente un niño puede quedar campeón de su comunidad en carreras de vallas y no ha ido a verlo ni su abuelo, en cambio si juega en el equipo del bar Pepe contra el Orejilla FC, fletan un autobús y se desplaza a presenciarlo medio barrio. Hay cosas que no entenderé nunca. Sólo me alegra tener la convicción de que ninguno de esos millonarios del deporte rey tiene, ni tendrá nunca, la sonrisa de Gebreselassie después de perder su tí­tulo olí­mpico.

Otras razones para preferir el atletismo al fútbol

Foto 1Foto 2

Foto 3Foto 4