Recóndita armonía

 

Recóndita armonía que del silencio nace
y que al silencio explica por obra de la luz,
azagaya de sol que corta de la sombra
el polvo de las hadas que flota en la quietud,
una pluma en el aire que se desliza lenta,
un péndulo que apenas se atreve a susurrar
y el labio en el oído que aún no dice nada,
el cuello que se vuelve cisne en la oscuridad.
Los álfiles desfilan por suelos espejados,
la mano que me tiendes de nieve por caer
no sé si te precede o me detiene acaso,
siempre es una promesa, nunca acaba de ser.
Te sigo entre lo oscuro tan blanca como un rayo,
no hacen ruido los pasos, acaso el corazón
metrónomo de sangre invade los espacios,
las salas, las columnas altas de la pasión.
Eres tan blanca y lenta como el deshielo,
eres tan honda y grave como ese afán
que tienen los delfines por desatarse
de la diosa virgen del norte que con su imán
los tiene prisioneros en una brújula de oro.
También quisiera irme, vagar por ventisqueros,
en pos de la silueta blanca y lenta que va
abriéndose en la noche de la luna de plata
caminos de silencio que me llaman a un mar
de témpanos que hablan sonidos de cristal.
Allá voy, pronunciando sal en cada palabra,
me deslizo en un tiempo que no tiene relojes,
todo es la maravilla de quietud blanca y negra,
se murieron los grises, los ruidos, las voces,
los cisnes en silencio dibujan oes mágicas
y sabemos que existe un violín que no se oye.

T. Galindo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.