Habría que matarlos a todos.
No, no, dejémonos de imposturas,
de buenismo postizo
¡es lo que planteamos en lo más íntimo,
en lo más recónditamente inaccesible
de nuestros pensamientos!
¡Deshacernos de todos ellos!
¡Qué alivio, el mundo, cómo respiraría
sin ellos!
Está mal decirlo en voz alta
y, seguramente, ni a los amigos más cercanos
abrirías así tu corazón y se lo soltarías.
Es más, si te preguntan, si te lo preguntasen
tú seguramente lo negarías
¡no se puede ir por ahí propalando
las ventajas de la masacre! La masacre,
por muy selectiva que sea, está mal vista,
incluso la que desde el punto de vista de la evolución
representaría un impulso positivo
hacia la perfección.
Así que no lo digas en voz alta
y si lo piensas, mejor en la intimidad,
ciertas cosas es mejor pensarlas en despoblado,
no sea que alguien repare en tu sonrisa beatífica,
en tu gesto de placer a deshora y a desmano
en el metro, entre las multitudes
y te señale con el dedo y te descubra:
¡Tú estás pensando en matarlos!
Guárdalo para ti, pero que sepas
que no estás solo, que somos muchos
los aspirantes a asesinos, los homicidas frustrados,
los que los vemos y nos llevamos la mano
a una imaginaria pistolera y ¡oh!
no tenemos el arma necesaria
pero sí la intención.
Sí, deberíamos deshacernos de todos ellos,
al menos recuperar la denostada pena de muerte
y hacerlo con una cierta burocracia,
la liturgia fúnebre siempre ha servido bien
a todo crimen que hubiera que excusar,
desde echar cristianos a los leones
hasta quemar brujas o herejes,
desde crucificar esclavos rebeldes
hasta fusilar todo tipo de sublevados.
¿Por qué no emplear todo ese conocimiento
sobre la aniquilación con bula y método,
por una vez, para algo realmente útil y saludable?
¡Si todos sabemos que son una lacra!
¡Si estamos de acuerdo en que deben desaparecer!
!Si sus formas oscuras crecen y medran
y apagan las luminarias de la civilización
precisamente porque no las atajamos,
porque por un concepto erróneamente sublimado de lo humano,
de lo justo, de lo legal,
de lo bueno,
les dejamos seguir imponiendo su inmoral autoridad,
su imperio de la noche,
su cocodriláceo, leonino, córvido
reparto de los bienes,
su vampírico, garrapático, sanguijuelero
orden de prelación de gentes, razas y países.
Sí, quizá ya vaya siendo hora de levantar los ojos,
de empezar a mirarnos unos a otros
y descubrirnos y reconocernos unánimes,
de notar los gestos,
de cambiar el rechinar de dientes por el habla,
de dejar de mirar a otro lado
y ver que enfrente alguien también
te está mirando a la cara, claramente,
sin esconderse.
Sí, quizá ya va siendo hora de quebrarles los huesos,
de arrebatarles lo que arrebataron,
de replantar lo que talaron,
de alzar lo que arrasaron,
de limpiar la tierra de su suciedad
y de abonar el futuro con sus cenizas.

   T. Galindo ©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.