El total de la nada

Todo saben los muertos,
todo han atesorado,
todo es (o fue) suyo
y de nada les vale;
yo sé seguramente menos
y tengo exactamente menos,
pero me vale de la misma nada
¿no es eso un dislate matemático?
¿no es eso una incógnita metafísica
de dudosa solución, si es que la tiene?
El reparto de la nada es una cuestión enigmática
que podemos extrapolar a la riqueza,
(ya que la sabiduría es difícilmente cuantificable)
y si bien el total de la riqueza se fracciona,
y los poseedores del todo no son muchos,
tocan a algo
y algunos a bastante,
pero en partes que han de sumarse
para completar ese todo,
seamos claros: la riqueza mundial.
Contemplamos la riqueza mundial
como un gran pastel esférico
cortado en porciones,
más o menos grandes,
con cubierta glaseada o con guinda
que vemos
con la nariz pegada al cristal del escaparate.
Pero la nada no se compone de partes
los desposeídos poseen
todos y cada uno de ellos
el total de la nada.

T. Galindo ©

Post navigation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.