Historias tontas V – Azúcar


Cuando yo era muy pequeño, pero muy pequeño mi abuelo me contaba cuentos que no eran cuentos, sino historias de viejos, de un pueblo lejano donde tení­a una mula y ovejas, que a mí­ me parecí­an animales fantásticos, mucho más que el perrito de la vecina de arriba o las palomas que vení­an a comer las migas que les echábamos en el parque. El abuelo sabí­a matar al mosquito que querí­a picarme y me poní­a mercromina en las rodillas cuando me caí­a, y soplaba y no me escocí­a. Por la noche me llevaba de la mano a la cama, me daba el vaso de leche y me arropaba. Una vez me vio metiendo el dedo en el azucarero y chupándomelo y se echó a reí­r. Entonces cogió una cuchara, la llenó de azúcar y me dijo -«Verás lo que voy a hacer», y abrió la ventana y ¡zas! lanzó al aire el azúcar y me dijo: -«¡Mira, mira!» Y yo miré al cielo y allí­ estaban todos los granitos de azúcar brillando en la noche arriba arriba. Abrí­ tanto la boca que se me cayó el chupete.

7 comments for “Historias tontas V – Azúcar

  1. jorge
    9/8/2006 at 7:42 am

    sólo de leer eso del azúcar se me sube el mismo…

  2. 9/8/2006 at 11:23 am

    Qué dulce
    🙂

  3. Manuel Ramos B.
    9/8/2006 at 11:59 am

    Querido amigo: si hace años cuando te preparé los tacos de gomaespuma para separar las calles de las pistas de atletismo, hubiera conocido esta historia en vez de sal, los deberí­a de haber rellenado con azucar. Saludos,y besos para tu esposa.

  4. 9/8/2006 at 4:45 pm

    una ternura el nono
    como no recordar algo asi a traves del tiempo? 🙂

  5. 9/8/2006 at 5:58 pm

    Es increible cómo recordamos a los abuelos…yo, a la mí­a, todos los dias….con una ternura ….¡¡¡

  6. Trhyss
    12/8/2006 at 8:01 am

    pechiocho, mu bonito, bell’o bell’o da vero

  7. 30/8/2006 at 8:49 pm

    Me ha gustao un montón. Lo rechupeteo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.