Competencia desleal (drama doméstico)

 

Él Mira, cariño, hemos recibido un mensaje de spam en el correo con un catálogo de un sexop ¿necesitamos algo?

Ella – Huy, así­ de repente no se me ocurre ¿trae algo interesante, cielo?

Él Un momento que miro, dulzura. A ver, a ver… Hay mordazas, fustas, anillos peneanos, bolas chinas, estimuladores del punto G, conjuntos de dos penes para doble inserción, y este que describen como gran novedad: de luxe, king-size.

Ella- Oh, cielo, ¿no es excesivo su tamaño?

Él Pero piensa, mi bien, que está dotado de luz interna, al objeto de divertir y alegrar los momentos de intimidad en la oscuridad. Así­ que si al llegar a casa, de noche, no aciertas a introducir el llaví­n en la cerradura sólo has de sacar el vibrador del bolso e iluminar el zaguán con él.

Ella- Eso, pastelito mí­o, en el supuesto caso de que me cupiera en el bolso. Aunque sin duda este juguete harí­a de mí­ una mujer más llena, dudo mucho que pudiera transportarlo sin que asomara vergonzantemente un extremo de él, lo que sin duda provocarí­a más de un comentario malintencionado.

Él ¡Maldita sea!

Ella- ¡Amor mí­o, qué te produce tal enojo?

Él Que he leí­do las especificaciones de este adminí­culo y no estoy a su altura, mi bien. Me examino a mí­ mismo, deseoso de provocar en ti los más sublimes gozos, y no doy la talla que te proporciona en cambio la moderna ingenierí­a.

Ella- ¡Oh, esposo mí­o amantí­simo, cómo puede ser eso!

Él Porque, oh dolor, prenda adorada, por más que lo intento no vibro y roto. Incluso pruebo con la mano ¿ves? y o vibro, o roto, pero no ambos movimientos de vez. Y eso con la mano. Probé con el pie y me dio calambre. Sin duda alguna no puedo competir con las prestaciones que te brinda este revolucionario aparato.

Ella- Querido mí­o, no te dejes cegar por el brillo aparente pero intrascendente de lo ultimí­simo. Tú siempre serás para mí­ el hombro en que apoyarme.

Él Hermosa mí­a, no sabes cómo me reconfortan tus amables palabras.

Ella- Y celebro mucho, cónyuge adorado, que, preocupado como estás por colmar mis modestos y esporádicos deseos, hayas pensado en mi satisfacción al ver este lujoso vibrador SAUSAGE SAUCE, con Vibración, Rotación y Excitador de Clí­toris. La tecnologí­a más revolucionaria, se une esta vez al material más avanzado de todos los tiempos. Se trata del Sausage Sauce, el primer vibrador Loveclone, que monta un motor multi rí­tmico Technobeat. Gracias a sus dos potentes motores independientes, este pene es capaz de rotar hacia ambos lados, además podrás graduar el ritmo de la intensidad en el momento que desees. Su excitador de clí­toris, en forma de una cabeza de un salvaje tiburón, te demostrará la potencia que puede llegar a desarrollar y podrás controlar las diferentes posiciones de intensidad para que lo domes a tu gusto. Utiliza 4 pilas LR 6 (no incluidas).

Él Y dime, amada mí­a.

Ella- Qué, mi amor.

Él ¿Y monta claras?

3 comments for “Competencia desleal (drama doméstico)

  1. Tautina
    1/3/2005 at 10:50 pm

    Entonces te montas en esa cosa y te lleva al supermercado? Porque vamos, parece un todoterreno el artilugio. A mí­ es que las cosas que vibran para todos lados y tienen motor multi rí­tmico Technobeat me dan un poco de reparo metérmelas en salva sea la parte, que luego acabo haciendo palmas con las orejas… jajajaja, anda que… pero mira que eres cochino.

  2. 2/3/2005 at 2:33 am

    Con ese aparatito para que quiero novio!!! jajajajajajaja
    ¿Cuándo va a competir un humano con esos poderosos apartos sexuales?!?!

    jaja me dio mucha risa 😀

  3. 2/3/2005 at 8:15 am

    :))) ¡Genial, el arrebato teletienda de Ella!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.