De mi poco respeto por la poesí­a y otras artes

Intencionadamente no sale más bonito
Tengo el convencimiento de que no llamamos poesí­a, o música, o pintura sino a lo que en realidad es sólo una parte de la poesí­a, o la música, o la pintura, por citar aquellas artes que más nos impactan o que más cotidianas se nos hacen. Quizá en nuestro afan de apoderarnos de todo lo que nos rodea hayamos querido, incluso, hacerlo de aquello que es intangible, inconsustancial, y que atañe a la parte espiritual de las cosas. Porque se puede decir que las mismas rocas tienen parte espiritual desde que se la damos mirándolas y entendiéndolas. No creo que nos entre más música por las orejotas oyendo a Mozart o a los Rolling, que oyendo fluí­r un arrolluelo primaveral. Ni creo que los pinceles de don Vincent Van o don Pablo Ruiz excedan en arte a la naturaleza cuando pinta las cortezas de los abedules. Y en cuanto a la poesí­a, ah, la poesí­a… mucho celebramos a los Nerudas y los Machados, pero el otro dí­a andaba yo paseando y un nene que jugueteaba en el parque le decí­a a su abuelito: «Yayo ¿cuando las flores vuelan se llaman mariposas?». El yayo le gruñó para quitárselo de encima. Porque quizá el hombre no ha inventado la poesí­a, la música o la pintura, pero sí­ que ha inventado todo lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.