Categoría: Poemas

El regalo de navidad del señor Paco

(o “Scroodge rides again”)

Estaba el señor Paco el del colmado,
-Hijos de A. García. Ultramarinos.
Olivas de Aragón. Licores finos –
cual Vulcano en su fragua retratado.
Quiero decir que no desentonaba
la tal figura para el tal paisaje;
como un juego de piezas para encaje
su figura en su lámina encajaba.
Su tienda conocía quien le viera,
pues llevaba en su cara el distintivo
entre buitre y ratón, servil y altivo,
de la estirpe añeja del hortera.
Y el que en la tienda entraba, presumía,
viendo el zoco moruno donde estaba,
que tras el mostrador le vigilaba
o un hijo de Babel, o de A. García.
Ejercía su labor de dependiente
en mitad de la calle Mayor mismo,
aunque llamarla mayor era eufemismo,
le decían la calle solamente.
Pared con pared con el ayuntamiento
tenía enfrente, gran desgracia,
juntitas a la iglesia y la farmacia;
detrás, el campanario del convento;
a la izquierda está la barbería;
a un paso el carbón, la tasca, el pan,
la estafeta, y en su propio zaguán,
el ciego vendedor de lotería.
Hay una fecha en piedra que atestigua
que, si la casa no es del pleistoceno,
no datará de muchos años menos,
mas da impresión de vieja, antes que antigua.
Al entrar, si lo haces sin cuidado,
puede que te acierte en plena cresta
una ristra de ajos allí puesta

Palabras

Son solo golpes de aire no cincelan la piedra no marcan a fuego piel alguna, apenas salen viajan y se extiguen, son vaho en el cristal, onda en el agua. Aquel que las pronuncia no dispara, son blandos proyectiles con…

Maristas

La tristeza monótona vertía la lenta cantinela de oraciones, espaldas a rayas blanquiazules, los ásperos cogotes despeinados y el horizonte negro donde pastan los rebaños de ceros su potencia. La lenta cantinela en la ventana de goterones gordos como moscas…

Una postura

Hoy he venido aquí, serenamente, a decir que me voy, que nunca estuve, que habité de verdad en una nube y miraba hacia abajo indiferente. Que nunca me importó nada la gente, de su bien y su mal siempre me…